Salud

Desde sus inicios el tema de salud y el deseo de mejorar la asistencia médica en la región es uno de los objetivos principales de la fundación. Especialmente los ámbitos de prevención y asistencia tenían una gran importancia para el Equipo Misionero. A pesar de su costo financiero y social, la Fundación logró avances considerables en este sector, que aún fueron premiados por las autoridades locales, provinciales y nacionales. Los mejoramientos en el ámbito de la salud no siempre son perceptibles a primera vista, pero cuando uno presta atención a este tema, entonces se nota que el equipo misionero contribuyó esencialmente a un cambio cultural de la comunidad. Logros pequeños como el hecho de que la mayoría de la población esteriliza el agua antes de beberla, que se lavan las manos antes de comer, que desinfectan cuidosamente las heridas, que cepillan sus dientes diariamente o que hacen sus necesidades en retretes, son signos visibles que se constituyó una conciencia para la salud, aunque aún hay mucho que hacer.

A diferencia de estos avances poco llamativos, el 20 de enero 1988 tuvimos la posibilidad de celebrar un gran signo visible del progreso en la asistencia médica de Pasacaballos. Después de haber luchado durante muchos años por nuestro deseo anhelado, finalmente pudimos inaugurar nuestra propia base de asistencia médica en el pueblo. En honor del arzobispo de Cartagena de aquel tiempo, quien era un gran patrocinador y buen amigo de la Madre Herlinda y del equipo misionero, la institución fue nombrada Centro Médico Monseñor Rubén Isaza Restrepo. Durante su más de 30 años de existencia, el centro naturalmente fue ampliado varias veces y gracias al apoyo generoso de nuestros socios también fuimos capaz de proveerlo con nuevos aparatos médicos. 

Una extensión que nos alegró especialmente era la del año 2001 en el que recibimos nuestra farmacia. Esta institución está situada directamente al lado del centro médico y ofrece sus servicios a un precio reducido, así que son accesibles para toda la población.

Hoy en día el centro médico dispone de instalaciones modernas que corresponden al estándar europeo para tales instituciones. Contamos con una infraestructura adecuada: una sala de espera, respectivamente un auditorio con capacidad para 30 personas, varias salas (para observación de pacientes de primer nivel, vacunación, esterilización, de procedimientos, etc.), una zona recreativa (parque infantil), así como varios baños para los empleados y pacientes del centro. Naturalmente todo con servicio permanente de agua y energía eléctrica. Por otra parte, todavía se puede ver el foco inicial del centro médico, que estaba en la prevención de enfermedades y la promoción de la salud y que aún se refleja en su oferta actual:

  • Información y consulta
  • Consultorio odontológico
  • Servicio de vacunación
  • Consulta externa de medicina general
  • Realización de esterilizaciones
  • Toma de muestra y laboratorio clínico
  • Ayuda médica en el parto – diagnóstico prenatal como p. e. citología
  • Sala de observación para pacientes de primer nivel

Aparte de los servicios que prestamos directamente en el centro médico, la Fundación también intenta alcanzar la gente en sus hogares, ya que muchos problemas de la población local tienen sus orígenes en sus propias casas. Así las visitas domiciliarias de nuestras enfermeras y trabajadores sociales, quienes no solo se ocupan de la salud física, sino también de la salud psíquica de la gente, de seguro son otro pilar importante de nuestro trabajo en el ámbito de salud.